Vicepresidencia Primera y Conselleria de Cultura y Deporte
Arqueología

El IVCR+i participa en la investigación arqueozoológica sobre los restos de uno de los yacimientos tartésicos más relevantes de la península

02/12/2023
El IVCR+i participa en la investigación arqueozoológica sobre los restos de uno de los yacimientos tartésicos más relevantes de la península
  • El yacimiento de Casas del Turuñuelo de Guareña, en Badajoz, presenta el mayor sacrificio ritual de animales hallado en el Mediterráneo occidental
  • Es uno de los descubrimientos más impactantes de la arqueología peninsular de los últimos años

El departamento de arqueología del Institut Valencià de Conservació i Restauració (IVCR+i), dependiente de la Vicepresidencia Primera y Conselleria de Cultura y Deporte, participa en las investigaciones arqueozoológicas que se están llevando cabo sobre los restos hallados en el yacimiento de Casas del Turuñuelo de Guareña (Badajoz), pertenecientes a la cultura tartésica.

La excavación y los estudios posteriores de los restos encontrados están promovidos por el Instituto de Arqueología (IAM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con la colaboración de especialistas multidisciplinares en humanidades y biociencias procedentes de diversos centros de investigación españoles y extranjeros.

El yacimiento de Casas del Turuñuelo de Guareña es uno de los descubrimientos más impactante de la arqueología peninsular de los últimos años. En él se presenta el mayor sacrificio ritual con animales encontrado hasta ahora en todo el Mediterráneo occidental y cuyos resultados se publican en la revista internacional Plose One. 

Los trabajos consisten en el estudio arqueozoológico y el análisis tafonómico de los restos óseos de 52 animales sacrificados hace 2.500 años, hallados en el patio de un edificio tartésico en la cuenca media del río Guadiana. 

Estos análisis, junto al estudio microestratigráfico y las dataciones radiocarbónicas, manifiestan que este sacrificio masivo de animales formó parte de una serie de rituales realizados en los últimos años del edificio hasta su abandono, cuando fue sellado intencionadamente bajo un gran túmulo a finales del siglo V a. de C.

En concreto, el IVCR+i ha sido el centro encargado de la restauración de este conjunto de restos óseos como paso previo a los diferentes análisis realizados por otros organismos, que han demostrado la relevancia del sacrificio masivo de animales en las sociedades europeas de la Edad de Hierro.

Análisis de los hallazgos

Entre los animales sacrificados se han identificado seis bovinos, cuatro cerdos, un perro y cuarenta y un équidos. También se han documentado indicios de ofrendas de vegetales quemados y objetos asociados a actividades simbólicas, como las tabas de oveja. Por otro lado, la disposición de los cadáveres de animales sugiere una intención en la exposición y escenificación de los sacrificios.   

Los sacrificios de animales se realizaron en varias fases a lo largo de varias décadas. Así, los animales de la fase más antigua muestran signos de haber sido dejados parcialmente al descubierto, ya que los huesos fueron modificados por carroñeros.

En la segunda y tercera fase, los esqueletos están completos y en conexión anatómica, lo que sugiere un entierro rápido. En la última fase, junto al sacrificio de dos équidos se depositaron los restos de un banquete que incluía el consumo de carne de bovinos y porcinos.

Este estudio pone de manifiesto el protagonismo de los équidos (caballos/asnos y sus híbridos) en estos sacrificios, hecho que evidencia la relevancia de estas especies en los sistemas económicos y en la cultura de las comunidades de la Edad del Hierro.

Galería de Imágenes